Porsche 959. Historia y ficha técnica

El Porsche 959 fue presentado en el Salón del Automóvil de Frankfurt en 1.983, y aunque inicialmente estaba destinado a homologarse como Grupo B, se acabó convirtiendo en un polivalente y eficaz superdeportivo capaz de ganar el París-Dakar o codearse con los mejores coches en las 24 horas de Le Mans. Debido a las dificultades en su desarrollo, el Porsche 959 no fue comercializado en serie hasta 1.987, aunque un año antes ya se había hecho con la victoria del Dakar.

Porsche 959. Vista delantera.

El motor era una evolución del boxer de seis cilindros del Porsche 911 (930) refrigerada por aire y agua, con casi tres litros de cilindrada, cuatro válvulas por cilindro y una potencia de 450 CV. Estaba realizado en aluminio, y tenía algunas peculiaridades como válvulas de escape rellenas de sodio, lubricación por cárter seco y bielas de titanio. Para mejorar su rendimiento se optó por una doble sobrealimentación en dos etapas mediante turbocompresores KKK, doble intercooler aire-aire y un sistema de inyección Bosch.

Porsche 959. Vista Trasera.

Para aprovechar al máximo el potencial del motor, se desarrolló un sistema específico de tracción a las cuatro ruedas. El motor movía directamente las ruedas traseras mediante un diferencial dotado de un árbol de salida que transmitía movimiento al eje delantero a través de otro diferencial viscoso central. En condiciones normales la distribución de la tracción era de un 40/60, pudiendo llegar a un 20/80 en situaciones en las que se requería una máxima aceleración. La suspensión, que derivaba directamente de la competición, era de triángulos superpuestos, muelles helicoidales y doble amortiguador por rueda. Además montaba un sistema de nivelación con el que el conductor podía variar la altura libre al suelo entre 120 y 180 mm.

Porsche 959. Vista lateral.

Para detener este superdeportivo que podía alcanzar los 319 km/h se incorporaron discos ventilados de 320 mm en el eje delantero y de 305 mm en el trasero, accionados por pinzas de cuatro pistones y equipados con un sistema antibloqueo. Porsche no escatimó en tecnología, y además de todo lo anterior, equipó al 959 con un sistema de regulación de presión de los neumáticos, cuidó la aerodinámica en el túnel de viento hasta conseguir un Cx 0,31, utilizó una carrocería en la que abundaban materiales punteros como el Kevlar y, por si esto fuera poco, utilizó métodos de la industria aeronáutica para el ensamblaje del coche.

Porsche 959. Versión Circuitos.

Aunque nació para competir en el Grupo B, la abolición de éste antes de su lanzamiento obligó a los de Stuttgart a adaptarlo para triunfar en el Dakar, algo que consiguió en su segunda participación en 1.986, donde además fijó un record de velocidad de 234 km/h que aún sigue vigente. El Porsche 959 fue en su momento el coche con más tecnología puntera jamás fabricado, lo que hizo que hasta Bill Gates quisiese tener uno. Su producción estuvo limitada a 283 unidades, quizá por su desorbitado precio de salida de 230.000 $ de la época, y rápidamente fue eclipsado por su eterno rival, el Ferrari F40.

Posche 959. Rothmans París-Dakar

FICHA TÉCNICA

Motor
Tipo
Trasero longitudinal de 6 cilindros opuestos. Refrigeración mixta aire-agua. Válvulas refrigeradas por Sodio
Cilindrada
2.850 c.c.
Alimentación
Dos turbocompresores KKK y dos intercambiadores aire-aire
Par máximo
51,0 kg·m a 5.100 rpm
Potencia máxima
450 CV a 6.500 rpm
Transmisión
Tipo
Tracción integral
Embrague
Manual de 6 relaciones
Suspensión
Tipo
Triángulos superpuestos, muelles helicoidales y dos amortiguadores por rueda. Sistema de nivelación de la altura del vehículo.
Frenos
Delanteros
Discos ventilados de 320 mm accionados por pinzas de 4 pistones
Traseros
Discos ventilados de de 305 mm accionados por pinzas de 4 pistones
Prestaciones
Acel. 0-100 km/h
3,7 s
Velocidad máx.
319 km/h

Leave a Reply