Alpine A610. Historia y ficha técnica

En el Salón de Ginebra de 1.991 Alpine presentó el sustituto del Alpine GTA, el Alpine A610. Aparentemente se trataba de una revisión del modelo a la que se le habían añadido algunos detalles como faros escamotables, pero la realidad era bien distinta, se trataba de un coche totalmente nuevo, cada pieza había sido rediseñana y sólo compartía con el GTA las ventanillas delanteras.

Alpine A610 vista lateral.

Alpine continuó fiel a sus principios, chasis tubular con viga central y motor colgado tras el eje posterior. El encargado de mover el A610 sería el viejo bloque V6 PRV (Desarrollado conjuntamente por Peugeot, Renault y Volvo durante los ’70) que la marca había usado ya en el Alpoine A310 y en el Alpine GTA. Su cilindrada fue aumentada hasta los 3 litros y la presión de soplado del turbo Garrett T3 subió hasta los 0,76 bar, elevando la potencia hasta los 250 CV. Para absorber este aumento de potencia se tomó el chasis del GTA y se reestructuró completamente ganando en rigidez.

Alpine A610 preparado para competición.

Interiormente se retocaron el salpicadero y el cuadro de mandos, y se añadireon la dirección asistida y el aire acondicionado al equipamiento de serie, que ya incluía espejos y elevalunas eléctricos, alarma, radio-cassette estereo y ABS. Además se puso a disposición del cliente una enorme lista de opciones que icluía elementos como tapicería de cuero o radio-CD. A pesar de las mejoras interiores, el A610 seguía arrastrando un defecto típico de la marca que le penalizaba ante sus competidores; no tenía maletero.

Alpine A610 turbo. Vista trasera.

Bajo el capó delantero la totalidad del espacio estaba ocupada por la rueda de repuesto, la batería y el depósito de gasolina, teniendo que usar las angostas plazas traseras para llevar el equipaje, quedando estas inutilizadas. El capó trasero estaba destinado exclusivamente para el motor, cuya posición retrasada favoreció a las plazas traseras, que aunque no muy grandes podían ser utilizadas por adultos con cierta comodidad.Otro de los grandes defectos que penalizó al A610 fue su postura de conducción. El volante, que no era regulable en profundidad, quedaba muy lejos del conductor, sobre todo si éste era alto, y los pedales estaban situados muy hacia el centro, siendo constantes los golpes de la pierna derecha contra la consola central durante la conducción deportiva.

Alpine A610 Turbo, vista frontal.

Además de la versión estándar, se lanzaron al mercado dos versiones especiales; El A610 Albertville 92, conmemorativa de los juegos olímpicos de la que se realizaron tan solo 2 ejemplares con interior y color (Blanco Gardenia) específicos, y el A610 Magny-cours, conmemorativa de la victoria de Williams-Renault en el campeonato del mundo de F-1 de 1.992, de la que se construyeron 31 unidades con color específico (Verde Perla), llantas verdes, salidas de escape cromadas y la inscripción Magny-cours en las puertas. La producción del Alpine A610 cesó en 1.995 tras 818 unidades fabricadas, para dar paso a la fabricación del Renault Sport Spider.

Alpine A610 Magny-Cours

FICHA TÉCNICA

Motor
Tipo
Trasero longitudinal. 6 cilindros en V a 90º
Cilindrada
2.975 c.c.
Alimentación
Turbo Garrett T3 (0,76 bas) e inyección electrónica.
Par máximo
37,5 kg·m a 2.900 rpm
Potencia máxima
250 CV a 5.750 rpm
Transmisión
Tipo
Propulsión trasera
Cambio
Manual de 5 relaciones
Frenos
Delanteros
Discos ventilados
Traseros
Discos ventilados
Dimensiones
Largo
4.415 mm
Ancho
1.762 mm
Alto
1.188 mm
Batalla
2.340 mm
Vía delantera
1.504 mm
Vía trasera
1.470 mm
Peso
1.420 kg
Prestaciones
Acel. 0-100 km/h
5,7 s
Velocidad máx.
265 km/h

Leave a Reply