La gran tormenta de arena del Teneré [Dakar 1983]

Las primeras ediciones del París-Dakar eran completamente diferentes del concepto actual de carrera. Los equipos oficiales emepezaban a desembarcar en la prueba y la mayoría de los participantes eran aventureros amateur a bordo de vehículos de serie preparados por ellos mismos, con unas prestaciones que hoy serían inadmisibles y que se enfrentaban a la prueba armados con una brújula y un mapa (el GPS ni existía…).  En 1.983 el Dakar se adentraría por primera vez en el desierto del Teneré, donde en 1.977  Thierry Sabine permaneció perdido durante varios días y casi pierde la vida, algo que paradójicamente le inspiró a organizar el París-Dakar.

Tormenta de arena del Teneré (Dakar 1983).

La carrera estaba mostrando carencias organizativas y los participantes estaban preocupados por una posible falta de combustible durante las maratonianas etapas en el Teneré. Sabine envió a los camiones de asistencia a Agadez para aprovisionarse de 50.000 litros de combustible y el día 13 de enero dio comienzo la 9ª etapa entre Dirkou y Agadez; 617 km de especial por un páramo de arena salteado por dunas con un puesto de repostaje situado en el Árbol del Teneré.  En la primera parte de la etapa comenzó una intensa tormenta de arena que redujo la visibilidad a unos pocos metros. La navegación sin puntos de referencia se volvió imposible y un par de grados de error de la brújula se tradujeron en desviaciones de varios kilómetros. Sólo unos pocos participantes consiguieron llegar al punto de repostaje, continuar y finalizar la etapa. Rene Metge (Range Rover V8) venció en la categoría de coches a pesar de llegar con tres horas de retraso sobre el tiempo estimado, siendo segundo Jacky Ickx (Mercedes 280 GE) que según sus calculos esperaba haber llegado hora y media más tarde que el último.

Tormenta de arena del Teneré (Dakar 1983).
Punto de repostaje en el árbol del Teneré

Es posible que muchos de los participantes pasasen a unos centenares de metros del punto de repostaje, pero al ser incapaces de verlo por la tormenta pasasen de largo y se perdiesen. Alrededor de 40 vehículos estuvieron perdidos y tuvieron que pasar la noche y las jornadas siguientes en el desierto hasta que fueron localizados. La noche del 14 de enero se perdió el contacto con 6 corredores que aún permanecían desaparecidos. Los motoristas Philippe Vassard y Gilles Deshuelles fueron hayados el 15 de enero a 60 km del árbol del Teneré, después de dos días a pie tras quedarse sin combustible. Ese mismo día aparecieron Christine Kiki Caron y Bernadette Sacy (Range Rover) que habían sido rescatadas por los Tuaregs. Peor suerte corrieron Arnault Lucbert y Maurice Lefevre que no fueron localizados hasta el 16 de Enero por los aviones del ejército de Mali.

Tormenta de arena del Teneré (Dakar 1983).

Finalmente la 9ª etapa no fue anulada, lo que suspuso un descalabro en la clasificación. Sin embargo la tormenta de arena continuó durante las jornadas siguientes y obligó a anular la 10ª etapa para motos tras perderse unos de los vehículos de control de paso de la organización. También obligó a modificar el recorrido de la carrera, enviando a los participantes directamente desde In Gall (Niger) hasta Nara (Mali) en un largo enlace de más de 2.000 km en el que perdió la vida el motociclista francés Jean Noel Pineau. A partir de Nara la prueba discurrió con relativa normalidad, tomando la salida 29 motos (de las 132 iniciales) y 64 coches (de los 213 iniciales). A pesar del riesgo al que fueron expuestos los participantes (Sabine llegó a ser tachado de loco e irresponsable), el episodio de la tormenta del Teneré reforzó el atractivo de la prueba y el número de participantes en 1.984 creció hasta los 485 equipos que se volverían a enfrentar al Teneré, que se convertiría en un elemento clave de la prueba ininterrumpidamente hasta 1.992. En la edición de 2.000 (Dakar-Cairo) estaba previsto cruzar de nuevo esta región, pero las etapas fueron canceladas  por recomendaciones del Ministerio de Defensa Francés y se transportaron todos los vehículos en avión hasta Libia, pero eso ya es otra historia…

Tormenta de arena del Teneré (Dakar 1983).

Leave a Reply